Energía solar térmica
La energía solar térmica consiste básicamente en aprovechar la energía del sol para producir calor, para generar agua caliente destinada al consumo doméstico (calefacción, agua caliente sanitaria, calentamiento de agua de piscinas, etc.).
Actualmente se trata de una tecnología fiable, respetuosa con el medio ambiente, y las inversiones que requiere son amortizables por el ahorro económico que conllevan.

Energía solar fotovoltaica
La energía solar fotovoltaica consiste en obtener energía eléctrica directamente de los rayos del sol por medio de unos módulos fotovoltaicos que se encargan de la transformación directa de los mismos. Con estos paneles fotovoltaicos obtenemos corriente eléctrica continua que podemos almacenar en baterías (para abastecer casas aisladas, refugios, casetas de huerta, estaciones meteorológicas, etc.) o transformar en corriente alterna mediante un inversor e inyectar en la red.
Entre los productos que comercializamos, siempre con componentes de alta calidad, puedes encontrar conjuntos para el aprovechamiento de la energía solar fotovoltaica a pequeña escala.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn