La aerotermia consiste en el aprovechamiento de la energía contenida en el aire que nos rodea, convirtiéndose el aire, en una fuente de energía inagotable. Este aprovechamiento se realiza mediante bombas de calor aerotérmicas, principalmente para sistemas de calefacción y para la producción de agua caliente sanitaria a temperaturas entre 55°C y 60°C. El circuito hidráulico alimenta un sistema de calefacción/refrigeración bajo el suelo, radiadores, o ventiladores convectores. Calor en invierno y frío en verano.

La geotermia consiste en el aprovechamiento de la energía geotérmica, es decir, del calor contenido en el interior de la tierra que tiene una temperatura prácticamente constante en el subsuelo a lo largo de todo el año. Ideal para sistemas de calefacción de baja temperatura. La producción de agua caliente en estos sistemas para su uso en calefacción, resulta más eficiente cuanto menor sea la temperatura de producción, siendo por tanto idónea para instalaciones con sistemas de baja temperatura como suelo radiante, radiadores de bajo contenido en agua, o fancoils. Calor en invierno y frío en verano. La temperatura del terreno después de un ciclo de funcionamiento en modo de calor, durante todo el invierno, se encuentra a baja temperatura, lo que permite realizar un enfriamiento durante la estación estival.

El gasoil es una solución de calefacción de alto poder calorífico que ofrece muy buenos resultados y un gran confort de vida. Esta energía permite calentar de manera homogénea todas las habitaciones y producir agua caliente sanitaria sin resecar el ambiente. Tiene la posibilidad de regularla al grado deseado en cualquier momento y en cada habitación. Así tiene la posibilidad de controlar mejor su consumo en función de sus necesidades reales y de las condiciones climáticas.

El gasoil es una energía cada vez más limpia, segura y eficaz que contiene una muy pequeña cantidad de azufre, limitando así las emisiones contaminantes.

Las calderas de gasoil de nueva generación ofrecen un muy buen rendimiento a la vez que reducen el consumo cotidiano, particularmente gracias a sus sistemas de combustión mejorados.

Otra de las principales ventajas de la calefacción de gasoil reside en el material necesario a su utilización que hace de dicha instalación una inversión duradera y rentable. La duración de una buena caldera de gasoil es generalmente de un mínimo de 20 años y la duración de vida puede llegar a alcanzar hasta 30 años cuando la instalación ha sido rigurosamente mantenida, sin contar que dicho mantenimiento reduce de manera significativa el consumo.

La calefacción de gasoil se puede acoplar con otras tecnologías. Para optimizar su consumo de gasoil puede complementar su sistema de calefacción de gasoil con instalaciones funcionando con energía renovables, como placas solares, geotermia, pequeñas eólicas individuales, etc… Las posibilidades son múltiples.

EL gas propano es resistente a las temperaturas extremas y puede ser utilizado para todos los usos domésticos del hogar (cocción, calefacción, agua caliente sanitaria o para otros usos). Tiene una características muy similares al gas natural, razón por la que se presenta como sustituto de esta otra energía y que se utiliza en las zonas donde todavía no hay suministro. Esta energía está perfectamente adaptada para alimentar viviendas aisladasse puede comercializar envasada, canalizado o a granel. El propano se puede almacenar en un depósito o a través de botellas de gas, que pueden ser de 11kg o de 35kg. Esta situación deja patente que el propano como energía se almacena en el interior o en el exterior de la vivienda. El gas propano se adapta a todos los tipos de instalación y funciona también con una amplia gama de calderas.

El consumidor tiene la elección entre varios tipos de emisores de calor:
• Caldera mural adaptada a las pequeñas superficies de calentado.
• Caldera en el suelo recomendada para las necesidades de potencia importantes.
• Caldera clásica o de condensación.
• Radiador o suelo radiante.

La biomasa es un tipo de energía renovable procedente del aprovechamiento de la materia orgánica, generalmente de origen vegetal (leña, huesos de aceituna…), o transformaciones de la misma (en pellets: pequeños cilindros muy bién sn prensados, sin ningún tipo de aditivo), como combustible.
Es cada vez más frecuente el uso de la biomasa como medio de conseguir energía por su respeto con el medio ambiente, ya que durante el proceso de combustión de la materia orgánica, el CO2 que libera es el mismo que absorbió la planta durante el crecimiento. Así, la combustión de la Biomasa no contribuye al efecto invernadero y evita nuevas emisiones que son las causantes del cambio climático.
Es más económica que los combustibles fósiles i la electricidad (el pellet no está sujeto a la fluctuación de precios que afectan a otros combustibles), con ahorros muy significativos que permiten una rápida recuperación del capital invertido en el sistema. Es además, el complemento ideal para una instalación solar térmica.

Calderas de pellets

Se trata de calderas que, al igual que las estufas, funcionan con pellet en lugar de quemar combustibles fósiles. El funcionamiento es exactamente igual que el de cualquier caldera, como la de gasoil por ejemplo, es un sistema de calefacción completo que extiende el calor por todas las estancias a través de radiadores y, además, proporciona agua caliente.  Así como las estufas de pellets pueden instalarse en pisos, la caldera está limitada a casas unifamiliares.
El precio es ligeramente más elevado que el de otras calderas, sin embargo notarás enseguida el ahorro que supone debido a que el pellet es mucho más barato que otros combustibles y que, además, consume menos con una potencia calorífica elevadísima. Si ya tienes la instalación de una caldera de gasoil u otro combustible en casa, no es necesario que realices un cambio completo de caldera.La serie de las calderas automáticas de agua caliente Greenheiss para pellets de madera están diseñadas principalmente para calentar casas unifamiliares, establecimientos rurales, pequeñas plantas de producción o edificios de oficinas. Esta solución tecnológica respeta la norma europea EN 303.5/2000, para calderas de calefacción centralizada con alimentación automática de combustible y potencias térmicas nominales hasta 1.200 kW.

 

Estufas de pellets

Dentro del ámbito doméstico las estufas de pellet combinan una cuidada estética, gran facilidad de instalación, altos rendimientos, y una avanzada tecnología. Su encendido automático y programador de horario de funcionamiento, las convierten en soluciones idóneas para segundas residencias o locales en los que se quiera conseguir un ambiente elegante con el máximo confort. És un medio de calefacción limpio, renovable y económico; además tiene un poder calorífico elevadísimo. Reparte el calor por la estancia en la que se encuentra con un gran aprovechamiento energético. Además, incorpora una turbina (ventilador) para que puedas regular la intensidad del calor que expulsa, así como un termostato programable para que controles en cualquier momento la temperatura.
Además existe la estufa canalizada, que incluye dos salidas adicionales en la parte superior o posterior para conducir el calor hacia otras habitaciones; y la termoestufa, que tiene una ventaja añadida, ya que, aparte de calefactar al estancia en la que está instalada, lleva un kit para radiadores. Esto quiere decir que calienta el agua de los radiadores de la casa llevando el sistema de calefacción hacia varios lugares. Sin embargo no sirve para calentar agua sanitaria.

La energía solar térmica consiste básicamente en aprovechar la energía del sol para producir calor, para generar agua caliente destinada al consumo doméstico (calefacción, agua caliente sanitaria, calentamiento de agua de piscinas, etc.).
La simplicidad de esta tecnología la convierte en idónea para su uso en puntos aislados de red, zonas rurales o de difícil acceso.

Los módulos de captación solar requieren de un mantenimiento relativamente sencillo lo que, unido a la progresiva y acelerada disminución del coste de las células fotovoltaicas, explican las favorables perspectivas existentes actualmente para la tecnología solar. Se trata de una tecnología fiable y las inversiones que requiere son amortizables por el ahorro económico que conllevan. Las plantas solares, además, no emiten gases contaminantes, son extremadamente silenciosas y respetuosa con el medio ambiente.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn